Amparo de Noviembre

Tiene la medida justa y la hora precisa, no hay que buscar más para hallar la máxima elegancia. Sin estridencias, con sencillo buen gusto. La duración exacta para dejar en el paladar un dulce sabor para las glorias postreras.

Anuncios

Tricentenaria Aurora

Ha tenido que pasar un año y ahora traigo esta galería de mi Niña Aurora, para mí siempre será mi Niña, mi debilidad entre todas las debilidades, mi Aurora.

Contaste trescientos años de historia, la parroquia abrió sus puertas de par en par para Ti, tu feligresía y tus cofradías hermanas también estuvieron presentes, San José con su Niño a tus pies, el caoba trono del Huerto para tu mayor majestad pero Tú siempre con tu carita nacarada de Niña. No hizo falta una corona que nos dijera que eres reina coronada de estrellas brillantes, ya lo eres, no hizo falta rubricarlo. Trescientos sencillos años, sin grandes derroches, lo justo y necesario, sencillo y elegante. Trescientos años de Aurora, de rosarios al alba, de campanilleros, de coplas antiguas, de flores como ráfaga, de calles que se engalanan, de bengalas que dan luz a tu alegría, de calle Juana de Teba, de calle Pajarillas. Tricentenaria Aurora, la eterna Niña de la cara bonita, la que es más pura que el Sol, la que consigo trae la luz.

Aurora…

La más bella Perla

Empiezan un día 4 de uno de los meses que el calendario dedica casi en exclusiva a María, continúa un día 8 donde se conmemora su Natividad y culmina en el mes del Rosario, un domingo posterior al día 4. A veces se prolonga algo más de un mes y otras dura un mes escaso. Son los días de la más bella perla de Andalucía, como dice uno de sus más hermosos vítores.

Sucede cada año en Cabra, la cordobesa, la única, auténtica y genuina. Ella viene, se posa, derrocha su gracia por sus calles, espera las visitas, la devuelve, está, escucha, consuela, llena con la luz de su mirada la oscuridad del alma, es guardiana de íntimos secretos, es depositaria de esperanzas, es consejera sin tener que hablar, es manto de amor, es esperanza para un pueblo, es devoción antigua, muy antigua, es misteriosa, es cercana, es divina, es madre, es amiga, es hermana, es reina, es diosa, es regia, es humilde, es señora enjoyada con oro de Ofir, es sencilla siendo soberana, es morena, es gitana, es serrana, es aroma de nardos, es sudor de promesas, es cordel multicolor, es duro sendero entre polvareda, es valiente hombro de bravo costalero en su subida, es juventud, es madurez, es la plegaria en el ocaso de los días, es una nueva vida, es templete romero, es ráfaga de plata, es argénteo trono, es altar cuajado en flor, es la calle mayor, es una salve, es copla que nunca niega su favor, es caja guerrera, es bandera que ondea, es hermana de una cima en lontananza donde Ella se mira en Ella, es devoción sin medida, es auténtica, es pura, es secular, es tierna caricia, es frescor de la sierra, es agua de limpio manantial, es sanadora de heridas, es una perla, la más bella perla y es, sobre todo, egabrense.

Es María, es Santísima y se advoca de la Sierra.

Los días de la más bella perla…

Mater Pauperum

Mater Pauperum, la Madre de los Podres, Santa Teresa de Calcuta.

Estremecedora imagen, sobrecogedora, cargada de realismo y misticismo a la vez. Una obra que transmite serenidad y a la vez impacta al fiel que la contempla, sobrecogiendo sobremanera su expresión. Todo cuidado al máximo detalle por mi amigo y ya consagrado imaginero Francisco Javier López del Espino, un auténtico tesoro que conserva Lucena en sus manos, en sus gubias, en su arte, en su inconformismo, siempre aprendiendo, siempre mejorando, nunca relajándose.

Enhorabuena Javi, porque para sus amigos el maestro es Javi, y ojalá quieras siempre que mi objetivo capte la luz de tu obra. Gracias.

 

La Fe de mi madre. La Fe de mi abuela

La ermita de Jesús, el paseo, el kiosko del paseo, viajes de niñez, la esquina de la calle Gaitán, la antigua casa familiar, los nardos del patio, historias de la guerra, el bisabuelo, el tío Isidro, el casino del pueblo, mi abuelo y sus hermanos, músicos, las Revuelto, Benavides, los Jiménez, la calle Mesones, la calle Santiago, Santa María de las Flores, la carita de una Virgen niña, la Salud que da los nombres de las mujeres de la familia, los 29 de agosto, los 8 de septiembre, Córdoba, Sevilla, Valencia, Barcelona, Lucena… la diáspora de los malenos. Siempre una estampa en sus cabeceras y en sus corazones, siempre una Niña en trono de Reina, siempre una ráfaga envolviéndola, cuadros gastados por los años y los besos. Antonia, mi abuela, María, Fernanda, Élvira, Lola… tres ya están con Ella. Salud de todo un pueblo, Salud de mi familia materna, Salud, siempre ese nombre en los labios, en las plegarias de mi madre, de mi abuela, de sus hermanas. Salud que es la fe de toda una Villa.

El albero era amarillo, tras los viajes largos subíamos al camarín, Jesús en la capilla inferior presidiendo con la Madre de la Salud el retablo. Ese Cristo que se dice que reflejaba las necesidades de la posguerra, de las gubias de Lastrucci. El kiosko, las patatas fritas del pueblo, un Renault 9 que venía de Valencia a Córdoba y de Córdoba a Posadas, la casa de Isabel y Alejo, la carne de monte, las noches al fresco. Posadas, recuerdos ¡Qué poco has cambiado! Pero lucha por tu Patrona.

Corona Carmelita

Lo bueno, si es breve, dos veces bueno.

Y no es que fuera breve, el año fue intenso pero el motivo central, el día grande, el culmen del sueño fue precisamente como reza el dicho.

¿12 horas de procesión? ¿la máxima pompa y boato? Fue todo medido, justo en el tiempo, elegante, con buen gusto, una corona que no hizo falta volver a fundir en oro nuevo. Hubo estrenos, claro, de un buen gusto exquisito y una obra social que fue la corona más valiosa con la que se coronó la Carmelita Ruteña.

Tuve la suerte de poner imágenes, junto a mi compañero y amigo Joaquín Ferrer, a este justo, medido y elegante acto de Coronación Canónica y he de reconocer que hasta la fecha ha sido uno de los actos en torno a nuestras hermandades y cofradías que más me ha llenado junto a lo vivido en torno a Jesús Nazareno en Priego de Córdoba. Las cosas justas y medidas, no excesivamente adornadas ni artificales son las que encierran dentro de sí toda la esencia. Reitero el sentirme profundamente afortunado de haber formado parte y contar parte de la historia de dos ciudades subbéticas con sobrada historia… cada día amo más esta comarca en la que tengo la suerte de habitar.

Una corona carmelita a la que es Reina Marinera… ENTRE OLIVARES.