Carmen a 50mm

Atípica noche de julio, la Virgen del Carmen salía al compás carmelita de Lucena sin calores estivales. Bajo humilde palio, con niño la que es sin niño pero cubriendo bajo su capa a su amplia feligresía. Reina de la Barrera, de las Huertas del Carmen, de la Calle Rute, huérfana de Ella.

Cuadrilla joven, túnicas de santeros, pantalones de medio ancho, botas, horquillas, “almohaillas”, horquillos, santería, escapularios carmelitas.

Mantillas blancas, Ballesteros arriba, las fiestas de la Barrera, sábado del Carmen en Lucena tras una focal de 50mm.

Anuncios

Una Triste Mirada

Ocurre en Priego de Córdoba, ocurre en los domingos de mayo aunque a veces el calendario se estire para llegar a junio. Dos sayones, grotescos y crueles, laceran una inclinada espalda divina desde un compás franciscano, una inclinada espalda, unas rodillas casi vencidas y una triste mirada de dolor contenido y resignación, infinita y honda tristeza donde mirarse cuando la pena, el dolor, la melancolía y los sufrimientos arrecian. Ocurre en Priego de Córdoba, ocurre en los domingos de mayo aunque a veces el calendario se estire para llegar a junio…

Fotografías: Gitanito y MC.

Color de Corpus

Hay procesiones del Corpus Christi fastuosas con un aparataje y una puesta en escena milimétricamente cuidadas, con altares grandiosos donde las mayordomías y priostías de las hermandades emplean una noche entera en su elaboración y montaje, hay cortejos interminables cuajados de varas, chaqués, desfile de vanidades, cirios, gomina en cantidades industriales, patillas afiladas, zapatos caros, medallas relucientes, pechos hinchados, custodias monumentales, obispos saludando y anillos besados, procesiones, en definitiva, que son una auténtica obra de teatro sacro en la calle.

Hay procesiones del Corpus Christi sencillas con altares pequeñitos, domésticos, elaborados con mimo y cariño con cortejos pequeñitos y donde el desfile es menos vanidoso y ostentoso, donde la custodia va en sencillas andas a hombros de sencillos hombres, donde el párroco lleva una vara labrada e inciensa cada altar por donde la custodia va parando, sencillas procesiones pero que nada envidian en belleza a esas fastuosas procesiones antes nombradas, donde un pueblo entero vuelca su amor en alfombrar las calles de color, dando formas caprichosas al sencillo serrín tintado, prensado, elaborando dibujos durante un día entero donde un pueblo chiquitito se convierte en una paleta de color que ni el mejor pintor imagina. Pueblecito blanco de cal, de cuestas escalonadas, de gentes sencillas donde todo en su justa medida hace maravillarse a cualquiera con una mínima de sensibilidad. Un pueblo de la Subbética cordobesa, no podía ser otro lugar, Carcabuey donde el color de la primavera tiene color de Corpus.

Campanas de Junio

Una mañana de domingo, con campanas de junio llamando a hincar la rodilla en tierra ante su Sagrada Majestad. Campanas de junio llamando vestidos blancos, a marineros y almirantes para custodiar el paso del Rey Celestial. Campanas de junio repicando a júbilo cuando por la puerta de la Asunción asoma la hermosa custodia sacramental. Aromas de incienso ante cada altar. Alabado sea Jesús Sacramentado, sea por siempre bendito y alabado una y otra vez como un rosario desgranado. Campanas de junio para que las espigas se vuelvan morenas y las vides derramen su sangre bendita en forma de racimo. Campanas de junio para que vengan cielos azules. Campanas de junio por San Juan de Dios. Campanas de junio subiendo la calle Mayor. El Corpus, en Cabra, al son de campanas de junio.

 

Jueves que reluce más que el sol

En Priego es primavera, finales de un mes de mayo atípico, llegó un calor casi efímero, un cielo azul, el sol que brilló, las blancas calles estrechas de cal, rincón inconfundible para el amor, para entrelazar las manos, para robar un beso, el color se desparramó por las fachadas inmaculadas, en los patios preñados de luz, gitanillas, siempre gitanillas y geranios, todo se vistió de nuevo, de fiesta, la custodia argéntea a hombros de sus costaleros recorrió las angostas calles y llegó al paseíllo, una cruz de plata antigua presidiendo un altar jubilar, Jesús siempre presente, el Rey de toda la ciudad y este año aún con más brío, con más fuerza, 425 años. El cardenal rezó las preces oportunas, bailaron los soleanos seises y con triunfales sones regresó por angostas calles la custodia esta vez a San Francisco donde Jesús presidiendo su retablo de mayo esperaba la llegada de su cuerpo vivo. Fue una hermosa mañana de mayo, una hermosa mañana de un jueves que brilló más que el propio sol, en la ciudad más hermosa de la subbética cordobesa, Priego de Córdoba.

A Marta Siles y Nicolás Jiménez.

Estampas Rocieras

Son muchas, muchas las estampas rocieras sobre todo para el que quiere encontrar el Rocío, el de verdad, no el que algunos quieren ver o entender sin saber lo que es el Rocío.

El Rocío es el son de un tamboril, una hilera de carretas, carreteros ajados por los años, el sol, la dureza del camino. El Rocío son esos aprendices de boyeros, el Rocío es una carreta de plata, un cajón centenario, una marea de romeros tras su simpecao, el Rocío son las más antiguas y las más nuevas, el Rocio son más de 120 hermandades y una Hermandad Matriz, el Rocío es una jornada de sábado presentando ante Ella, el Rocío es una misa de mañana en El Real, el Rocío es un rosario en los primeros minutos de un Lunes, el Rocío es Ella y sólo Ella. El Rocío tiene muchas estampas, estampas que valen la pena. El Rocío es la máxima expresión de la Fe de Andalucía.

 

 

Ros, Roris

Ros = Rocío.

Rocío, todo en tí es misterio. Una sonrisa insinuada, una mirada que se hunde en el fruto bendito de tu vientre que se acuna en tus finas manos de porcelana. Un sol rodeando tu figura, la luna a tus pies y doce estrellas coronando tu frente. La llama del Espíritu Santo coronando tu argénteo templete, la Virgen de Pentecostés. La Madre de todo un pueblo donde no importan las creencias donde Tú eres la Madre, Rocío, esto no entiende de credos ni fe sólo entiende de sentimientos, hondos sentimientos, una marea de hombres luchando en tus bancos y costeros guiando tu paso por las arenas de tu aldea que dejan de ser arenas para convertirse en un mar de almas que esperan a su Capitana a bordo de su galeón donde Almonte es su timón y su remo, donde hay más de 120 puertos donde atracar con una salve para Ti.

Roris= Del Rocío.

Almonte es del Rocío, El Rocío es de Almonte. Los sones del tamboril son del Rocío, el rocío de la mañana es del Rocío, los bancos y costeros son Del Rocío, las salves son Del Rocío, las arenas son Del Rocío, el romero es Del Rocío, las jaras en flor son Del Rocío, el Quema es Del Rocío, los porches son Del Rocío, la Raya es Del Rocío, Malandar es Del Rocío, las barcazas son Del Rocío, la canaliega es Del Rocío, el Ajolí es del Rocío, el Charco es del Rocío, la Madre de la Marisma es Del Rocío, el acebuchal es Del Rocío, el Real es Del Rocío, la Fe es Del Rocío, las carretas son Del Rocío, los simpecaos son Del Rocío, los sentimientos son Del Rocío, las lágrimas son Del Rocío, y tú, Rocío, eres Del Rocío… Ros/Roris. La que le da sentido a todo porque la Aldea sin tí, Rocío, sería un árido desierto, un inhóspito lugar y Tú, Rocío, la conviertes en el paraíso en la tierra.