Ayer fue un día en el que eché en falta a un “simpecao” blanco y oro, no pude estar allí con la gente de Córdoba, hermandad a la que tanto aprecio y quiero, la primera que se echa a un camino de nueve días, la que abre las puertas del Rocío en una Andalucía que ya cuenta más que los días, las horas.

Nueve días y un único destino, Rocío. Córdoba hace un camino de amores y, como dijera la sevillana del Padre Quevedo, por Córdoba pasa el río va a las Marismas cantando y todo el cariño mío a sus aguas voy echando “pa” que lo lleve al Rocío. Pues así llegará Córdoba, cantando, hasta tus plantas, Rocío y te llevará ese cariño que al agua del río se va echando de la gente que aquí se quedará y en la distancia te soñará.

Que se abran las puertas de la Marisma, que se abra el dintel del Cielo porque Córdoba ya se echa al camino Rociero.

(Imágenes de la salida de la Hermandad de Córdoba del año 2015).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s