Muchos me tacharán de loco o trasnochado por este título pero ¿acaso falto a la verdad? con sus defectos y sus enormes virtudes, que se han ido trabajando año a año con esfuerzo, tesón y dedicación, la Madre y Maestra de las hermandades filiales cordobesas se echó al camino. La que allá por 1972 abriera las puertas de Córdoba en el Rocío y que, tras ella, volvería tras años de historia olvidada, allá por 1979, la filial capitalina de la cual, Lucena, es Madrina.

Sí, la Madre y Maestra se echó de nuevo a caminar llenando de alegría una mañana gris y fría que fue tornando a un tímido sol que calentó los sombreros de ala ancha, las chaquetillas, las flores como tocado y los trajes de flamenca.

La Madre y Maestra de nuevo echó a caminar no sin antes pedir protección a la que llevan a gala por los senderos de arena, los ríos, los pueblos y la propia Aldea, María Santísima de Araceli. Porque los rocieros de Lucena quieren a la Madre de Dios de tal manera que en la Marisma la llaman Rocío y el resto del año, Araceli. Dos Madres tienen los rocieros de Lucena que siempre se torna en una porque de Rocío y Araceli llenan el corazón los rocieros de Lucena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s