Hacía ya tres años que no volvia por tus feudos, Rey de Priego. Hacía tres años que no enfocaba tu figura, Rey de Priego. Hacía tres años que tu mirada de mansedumbre no calaba en mí, Rey de Priego. Hacía tres años en los que tu humana figura, porque Cristo más humano no lo hay, no recorría un escalofrío en mí, Rey de Priego. Humanidad extrema en Divinidad suprema, Rey de Priego. Gracias por dejarme volver aunque haya sido con tres capítulos de retraso, Rey de Priego.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s