Virgen María, llena de Angustias. Reina de tu iglesia y protectora de tu plaza, tus calles y tu antiguo barrio, la perla de San Agustín, la que se fue largo tiempo y volvió a la que es su casa.

Devoción más que centenaria, con sus altos y sus bajos, como todo en la vida pero siempre prevaleciendo como espiga floreciente que nunca se troncha por más que los vientos soplen fuerte. Ella, sólo Ella, siempre prevalece porque las personas pasarán, los años pasarán, los días y los meses pasarán pero Ella con su Hijo en el regazo siempre prevalecerá.

En esta ocasión el regazo quedó vacío, su Hijo esperaba en el altar, pero no quedó baldío. Ella esperaba con los brazos abiertos, ofreciendo su mano como muestra de amor al beso de su gente, de su barrio, de sus hermanos, de quien fuera a admirar su belleza y en la otra mano nos mostraba la espina, el dolor que siempre la acompaña, por eso llora su cristal, el dolor siempre la acompaña, plena de Angustias.

De bien nacido es ser agradecido y agradezco enormemente la oportunidad, tan ansíada por mí y espero que no sea la última, que me ha ofrecido la junta de gobierno de la Pontificia, Real y Centenaria Hermandad y Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias Coronada y, en especial, mi agradecimiento sincero a la persona de su Hermano Mayor D. Manuel Rafael Fernández Aguilar. Un hermano siempre agradecido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s