Domingo de cuaresma, de nubes negras y lluvia sobre las piedras antiguas. Templos abiertos de par en par, devociones seculares a la veneración de los fieles en piadosos besapies y besamanos. Ni el mal tiempo puede con el peso de las piadosas costumbres desde San Mateo a Santiago, desde Santo Domingo a los Frailes y desde el Valle hasta la Capilla de las Felipenses.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s