Cuando con sólo admirar se estremece el alma, la sublimidad de lo sencillo, el dramatismo sin patetismo, cuando la madera deja de ser madera para ser humanidad divinizada.

Obra de Francisco Javier López del Espino para la Cofradía de la Salud de Murcia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s