Un 15 de agosto, Asunción de María, pero en Rute asciende al Monte Carmelo con un santo escapulario, una capa de oraciones, un tierno niño y una corona de amor.

Una Marinera que navega entre Olivares para ascender entre salves, himnos y vítores al Carmelo ruteño de la calle Toledo. Dos semanas atrás, corona de amor, un quince de agosto se cierra el ciclo otro año más pero este, con más intensidad y fuerza si cabe, y la Carmelita ya sueña con otro último domingo de julio y con otro quince de agosto cuando vuelva a ser Capitana de un navío que navega entre olivares en una singladura de fe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s