La Postrera Bendición

1 de noviembre, festividad de Todos los Santos, costumbres devocionales, arraigadas. Jesús Nazareno, en la antigua villa de Monturque, reparte su bendición postrera al llegar a las puertas del cementerio de San Rafael.

Nazareno doliente, casi vencido ya por el asfixiante peso de su argéntea cruz, patetismo y dulzura a la vez en su rostro, no puede apenas levantar la mano por el duro camino de siglos cargando culpas pero la levanta y bendice a aquellos que ya gozan de su presencia o aún encuentran el camino para llegar a ella. Pureza en las costumbres de los pueblos cordobeses.

 

 

 

Anuncios