Amparo de Noviembre

Tiene la medida justa y la hora precisa, no hay que buscar más para hallar la máxima elegancia. Sin estridencias, con sencillo buen gusto. La duración exacta para dejar en el paladar un dulce sabor para las glorias postreras.

Anuncios

Cien años Expirando (II).

 

 

 

Y el día parecía cubrirse de tinieblas y pareciera que el velo del templo se rasgaría en dos pero, no, no hubo truenos, ni lluvia, ni la tierra tembló ni el velo se rasgó. Vino el sol contigo porque tu eterna expiración por siempre será eterna, estás más vivo que muerto, esos ojos abiertos al cielo no pueden morir y eso el domingo lo supo y trajo el sol en tu cara.

Segunda y última galería del traslado extraordinario del Stmo. Cristo de la Expiración a la SIC de Córdoba con motivo del centenario fundacional de su estudiantil hermandad.

 

Virgo Maria. Mater Desconsolata

O vos omnes
qui transitis per viam,
attendite et videte:
Si est dolor similis
sicut dolor meus.
(Oh, todos vosotros que pasáis por el camino
prestad atención y ved si hay un dolor semejante a mi dolor).

Así reza la leyenda de tu palio, transida de dolor, Desconsolada en tu Soledad porque ni la compañía de las dos personas más amadas por Cristo mitigan tu Desconsuelo ni hacen compaña a tu Soledad.

Madre Desconsolada en tu Soledad, oscuro y negro luto, nacarada tez y figura hierática, tus ojos se pierden en tu profundo dolor, el último cristal se derrama por tu mejilla porque ya no quedan lágrimas, siempre en Soledad aunque tengas la sacra compañía de María la de Magdala y de Juan, siempre en Soledad y Desconsolada, las palabras no sirven, no las escuchas, sólo escuchas tu Desconsuelo eterna y nacarada Reina de la Compañía.

Siempre agradecido a la Hermandad de la Inmaculada Concepción y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Señor Jesucristo del Santo Sepulcro y Nuestra Señora del Desconsuelo en su Soledad por abrirme de par en par las puertas de la Compañía, una casa para mí especial por muchos motivos y una advocación mariana que ocupa lugar de privilegio en todo mi ser.

 

Inmaculada Concepción

La Hermandad de la Inmaculada Concepción y cofradía de nazarenos de Nuestro Señor Jesucristo del Santo Sepulcro y Nuestra Señora del Desconsuelo en su Soledad ha repuesto al culto la imagen de la Inmaculada Concepción, titular primera de la Hermandad, tras el proceso de restauración llevado a cabo en Sevilla por Silvia Ortego Jiménez (Licenciada en Bellas Artes, con especialidad en conservación y restauración de patrimonio) y Antonio Comas (Técnico Superior en escultura y Técnico en dorado y policromía).

La noche del pasado domingo día 10 de septiembre me cupo el honor de poder fotografiar en la intimidad a tan preciosísima imagen y a la que tanto afecto y cariño me une, tanto a Ella como a todos los titulares de la Hermandad del Santo Sepulcro. Desde estas líneas agradecer a la Hermandad la confianza depositada en mí y aquí dejo una pequeña muestra de la sesión que pude realizar en la Iglesia del Salvador y Santo Domingo de Silos, la que todos conocemos como La Compañía.

Córdoba, la primera.

La primera se echa a caminar, Córdoba.

Nueve días con sus noches de camino y ya se vió el año pasado, nada ni nadie puede con la devoción rociera, con la de verdad no con la inventada. Todas las hermandades pasaron momentos difíciles pero nueve días de agua son muchos días para calarse hasta los huesos. Este año la lluvia ni está ni se le espera pero el calor por el asfalto y por las arenas será duro pero ¿acaso importa? ya se ha demostrado que no, dando una palmada sobre la mesa y un escarmiento a los de la lengua ligera sobre lo que de verdad es la devoción rociera.

Nueve días con sus noches se irá la hermandad de la ciudad más hermosa del mundo a caminar por las arenas en compañía de San Rafael, su custodio y bajo el manto protector de la chiquita Fuensanta para llegar al son de campanitas hasta la calle Ajolí y hasta las plantas de la que le da el verdadero sentido a este sinsentido. Me lo decía ayer Rafa Carmona: “si nos pagaran por esto nos costaría hasta trabajo pero el veneno que llevamos dentro es el que nos empuja”. Es cierto Rafa, esto es un veneno y hay muchas maneras de inocular ese veneno al cual sólo le da sentido la que está en su paso esperándonos año tras año en su altar marismeño.

Córdoba se echa a caminar y cuando Córdoba se va el tiempo se detiene, que se preparen los caminos para la estela que dejará tras de sí el “simpecao” blanco y oro de la ciudad más hermosa del Mundo.