Virgo Maria. Mater Desconsolata

O vos omnes
qui transitis per viam,
attendite et videte:
Si est dolor similis
sicut dolor meus.
(Oh, todos vosotros que pasáis por el camino
prestad atención y ved si hay un dolor semejante a mi dolor).

Así reza la leyenda de tu palio, transida de dolor, Desconsolada en tu Soledad porque ni la compañía de las dos personas más amadas por Cristo mitigan tu Desconsuelo ni hacen compaña a tu Soledad.

Madre Desconsolada en tu Soledad, oscuro y negro luto, nacarada tez y figura hierática, tus ojos se pierden en tu profundo dolor, el último cristal se derrama por tu mejilla porque ya no quedan lágrimas, siempre en Soledad aunque tengas la sacra compañía de María la de Magdala y de Juan, siempre en Soledad y Desconsolada, las palabras no sirven, no las escuchas, sólo escuchas tu Desconsuelo eterna y nacarada Reina de la Compañía.

Siempre agradecido a la Hermandad de la Inmaculada Concepción y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Señor Jesucristo del Santo Sepulcro y Nuestra Señora del Desconsuelo en su Soledad por abrirme de par en par las puertas de la Compañía, una casa para mí especial por muchos motivos y una advocación mariana que ocupa lugar de privilegio en todo mi ser.

 

Anuncios

Nuestra Señora de los Dolores y las Santas Marías. Cuenca.

En el mes de mayo tuve la oportunidad de fotografiar esta personal obra del escultor e imaginero lucentino Francisco Javier López del Espino, un proyecto interesante, diferente, personal en el cual el autor tenía puesta gran motivación e ilusión y ello quedó reflejado en el resultado final.

Aquí muestro una pequeña galería fotográfica de este grupo escultórico salido de gubias lucentinas y, por ende, cordobesas para tierras conquenses.