María, Consuelo de los Afligidos

Cuando con sólo admirar se estremece el alma, la sublimidad de lo sencillo, el dramatismo sin patetismo, cuando la madera deja de ser madera para ser humanidad divinizada.

Obra de Francisco Javier López del Espino para la Cofradía de la Salud de Murcia.

Anuncios

Portento

Yo mantengo la máxima aquella de: “de bien nacido es ser agradecido” y, en esta ocasión, más que nunca.

Francisco Javier López del Espino no es ya una promesa, es una realidad, una realidad palpable, el testigo de la actual escuela cordobesa de imaginería, currante incansable, estudioso, inconformista, alguien que a cada obra va un pasito a más y así siempre. Un día tuve la suerte de que me llamara para fotografiar una serie de bustos y, desde entonces, forjamos una amistad sincera entre ambos, diciéndonos las verdades a la cara, lo que nos gusta y lo que no de nuestras respectivas obras (jamás podré comparar lo que yo hago con lo que él hace) y, como es de bien nacido el ser agradecido, yo le agradezco el privilegio de poder haber hecho esta sesión al portento de San Jerónimo que a nadie dejará indiferente pero, conociendo al autor de la obra, sé que ya le estará dando vueltas al coco para mejorar, aún más si cabe, su próxima obra.

Portento…