Humildad y Paciencia.

Sabía quien eras, siempre he sabio quien eres desde la infancia pero no te conocía, sí, no te conocía y en dos noches de cuaresma por fin pude conocerte de cerca, frente a frente y he de decir que desde aquellas dos noches tu semblante se me marcó.

Gracias a la Hermandad de la Paz de Córdoba por esta oportunidad tan precisa y preciosa que me dió de tener tan cerca a su Amantísimo titular, Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia y gracias por dármelo a conocer, yo que sabía quien era pero que no lo conocía. Gracias por la confianza depositada en mí y espero no haberos defraudado.

Anuncios