Tricentenaria Aurora

Ha tenido que pasar un año y ahora traigo esta galería de mi Niña Aurora, para mí siempre será mi Niña, mi debilidad entre todas las debilidades, mi Aurora.

Contaste trescientos años de historia, la parroquia abrió sus puertas de par en par para Ti, tu feligresía y tus cofradías hermanas también estuvieron presentes, San José con su Niño a tus pies, el caoba trono del Huerto para tu mayor majestad pero Tú siempre con tu carita nacarada de Niña. No hizo falta una corona que nos dijera que eres reina coronada de estrellas brillantes, ya lo eres, no hizo falta rubricarlo. Trescientos sencillos años, sin grandes derroches, lo justo y necesario, sencillo y elegante. Trescientos años de Aurora, de rosarios al alba, de campanilleros, de coplas antiguas, de flores como ráfaga, de calles que se engalanan, de bengalas que dan luz a tu alegría, de calle Juana de Teba, de calle Pajarillas. Tricentenaria Aurora, la eterna Niña de la cara bonita, la que es más pura que el Sol, la que consigo trae la luz.

Aurora…

Anuncios

Mater Pauperum

Mater Pauperum, la Madre de los Podres, Santa Teresa de Calcuta.

Estremecedora imagen, sobrecogedora, cargada de realismo y misticismo a la vez. Una obra que transmite serenidad y a la vez impacta al fiel que la contempla, sobrecogiendo sobremanera su expresión. Todo cuidado al máximo detalle por mi amigo y ya consagrado imaginero Francisco Javier López del Espino, un auténtico tesoro que conserva Lucena en sus manos, en sus gubias, en su arte, en su inconformismo, siempre aprendiendo, siempre mejorando, nunca relajándose.

Enhorabuena Javi, porque para sus amigos el maestro es Javi, y ojalá quieras siempre que mi objetivo capte la luz de tu obra. Gracias.

 

Carmen a 50mm

Atípica noche de julio, la Virgen del Carmen salía al compás carmelita de Lucena sin calores estivales. Bajo humilde palio, con niño la que es sin niño pero cubriendo bajo su capa a su amplia feligresía. Reina de la Barrera, de las Huertas del Carmen, de la Calle Rute, huérfana de Ella.

Cuadrilla joven, túnicas de santeros, pantalones de medio ancho, botas, horquillas, “almohaillas”, horquillos, santería, escapularios carmelitas.

Mantillas blancas, Ballesteros arriba, las fiestas de la Barrera, sábado del Carmen en Lucena tras una focal de 50mm.

Camino

Camino: Dirección que ha de seguirse para llegar a algún lugar.

Así lo define el diccionario de la rae, pobre definición para este camino, para este caminar, para este peregrinar. Así lo definiría yo:

Camino: Sendero duro de amor sembrado, abrazos compartidos, hermandad, cantes sentidos, salves, misas al caer la noche, rosarios susurrados, oraciones prendidas, pies doloridos, carreteros emocionados, sonantas templadas, caballistas cabales, voces rotas, emociones a flor de piel, siete escalones, la primitiva, agua bendita, vivas sinceros, una carreta de plata y un simpecao encarnado, compartir, las ruedas de la carreta, la noche en la pará, cintas celestes en los sombreros. Camino, no es sólo una dirección a seguir para llegar a algún lugar, ni caminar es la acción de andar para hacer camino, todo ello es mucho más puro y sincero que eso y, con Lucena, cobra todo su sentido.

 

Esencia (Semana Santa de Lucena)

Esencia:
Conjunto de características permanentes e invariables que determinan a un ser o una cosa y sin las cuales no sería lo que es.
La definición está más que clara, eso es lo que es la Semana Santa de Lucena… Esencia pura en sí misma y esta, su galería.

El Domingo del Señor

Todo llevaba a la Capilla, al Llanete de las pasiones y las devociones, de nada importaba que lloviera, todo el itinerario culminaba en el Llanete de la Capillita. Un recorrido de Ángeles, de Amor, de Consuelo Divino, de Soledad allá por Santiago para maniatado y Preso, por la calle Navas subir la calle Curados y culminar allí, ante el Viejo de las Espigas, ante el Señor, ante Jesús, ante el divino Nazareno. Sí, todo el recorrido del quinto Domingo de Cuaresma era un recorrido para llegar a Ti, besar tu pie, mirarte, rezarte, implorarte perdón y sentir tu primera bendición.

Domingo de Cuaresma

Domingo de cuaresma, de nubes negras y lluvia sobre las piedras antiguas. Templos abiertos de par en par, devociones seculares a la veneración de los fieles en piadosos besapies y besamanos. Ni el mal tiempo puede con el peso de las piadosas costumbres desde San Mateo a Santiago, desde Santo Domingo a los Frailes y desde el Valle hasta la Capilla de las Felipenses.