XXV años, en Santo Domingo.

Y de las Filipenses llegó hasta Santo Domingo y allí, en lugar de privilegio, presiden la parroquia. Un sencillo altar pero elegante, íntimo, recogido, sólo un foco pone luz a la triple escena en una. Todo en su justa medida para llamar a la oración, al recogimiento, en una iglesia en penumbra donde sólo Ellos brillan al fondo bajo la atenta mirada de la Inmaculada que preside el retablo mayor. El escudo del Huerto, cofradía hermana del día, preside el dosel porque la fraternidad entre hermanos es a lo que estamos llamados según el mensaje de ese que que reparte Bondad camino del Monte Calvario y que en Getsemaní lloró lágrimas de Agonia inyectadas en sangre por la aceptación de redimirnos. Todo está dispuesto esta semana, aún tienen tiempo de dejar un padrenuestro y una salve a los Sagrados Titulares de la Hermandad de Nazarenos del Sagrado Encuentro, nunca es tarde si la dicha es buena.

Anuncios