Domingo de Cuaresma

Domingo de cuaresma, de nubes negras y lluvia sobre las piedras antiguas. Templos abiertos de par en par, devociones seculares a la veneración de los fieles en piadosos besapies y besamanos. Ni el mal tiempo puede con el peso de las piadosas costumbres desde San Mateo a Santiago, desde Santo Domingo a los Frailes y desde el Valle hasta la Capilla de las Felipenses.

 

Anuncios

CCC Aniversario. La ida

Tres veces centenaria, su cofradía.

Tres veces centenaria, María.

Tres veces centenaria sin canónica presea pero coronada de estrellas brillantes con la luna a sus pies sobre una peana de nubes, la mujer más pura que madres pudieron parir y criar porque eres la caña del trigo, hermosa doncella, bella y pura flor, fuente que mana copioso caudal, luz clara del cielo, blanca azucena, zarza sin consumirse levanta tu vuelo y échate a volar, estrellita clara del cielo, Dios te salve luna, Dios te salve Sol, que los portones de la capillita se te abren para ver al Divino Redentor que camino a Santo Domingo, por la capilla de Dios Padre, como una paloma hermosa te vieron volar con un ramo de rosas del Santo Rosal y durante casi treinta días en la parroquia dominica te posarás.