El Origen.

Aún saboreando lo que supuso este glorioso traslado de la Soledad de Mena desde Santo Domingo hasta la Santa Iglesia Catedral de Málaga en el antequerano trono de la homónima Antequerana. He venido a titular la entrada como el Origen y es que, antequerana que se concibió en Málaga recaló y allí como Soledad se le veneró, venera, se le corona y se le venerará. Volvió a su Origen en Antequerano altar itinerante. Una joya en un joyero, conjunción perfecta, magnífico preludio de una coronación elegante.

Anuncios