Conventual

Madre superiora, la Reina de la Clausura, salió una vez y volvió siendo aún más pura si es que cabe mayor pureza, sólo una vez salió de su clausura, sólo una vez el mayor altar quedó sin su Madre superiora. Reina servita conventual, con Dios en su regazo. En Cabra, en la agustina clausura, resplandece la Superiora Reina.

Anuncios

Pensamientos

Entregarse a los pensamientos postreros, fiel reflejo de las preocupaciones de nuestro día a día, nuestros agobios, nuestras penas, la salud de los nuestros, nuestro trabajo, nuestra vida, nuestros amores, nuestros desamores, nuestros hermanos, nuestros hijos, nuestras relaciones, nuestras metas, nuestros propósitos, nuestra buena ventura, nuestra mala suerte, nuestra cruz, nuestra gloria… todo volcado en la figura del Pensador que con Humildad en la oscuridad parece que se apaga pero es aún faro, aún cabizbajo, vencido y rendido sigue siendo el Pensador que soporta en su espalda el peso de nuestras fatigas. Todo parece terminar, parece terminar, pero continúa incluso más allá de la Cruz.

Recuerdos

Fue una Semana Santa diferente, este año lo será aún más… ya va siendo por año que pasa una Semana Santa más extraña para mí pero ahí sigo en la esencia que para mí, de una manera o de otra, está tras el visor de una cámara. Pronto una nueva Semana Santa, sea como sea, siempre única.

La más bella Perla

Empiezan un día 4 de uno de los meses que el calendario dedica casi en exclusiva a María, continúa un día 8 donde se conmemora su Natividad y culmina en el mes del Rosario, un domingo posterior al día 4. A veces se prolonga algo más de un mes y otras dura un mes escaso. Son los días de la más bella perla de Andalucía, como dice uno de sus más hermosos vítores.

Sucede cada año en Cabra, la cordobesa, la única, auténtica y genuina. Ella viene, se posa, derrocha su gracia por sus calles, espera las visitas, la devuelve, está, escucha, consuela, llena con la luz de su mirada la oscuridad del alma, es guardiana de íntimos secretos, es depositaria de esperanzas, es consejera sin tener que hablar, es manto de amor, es esperanza para un pueblo, es devoción antigua, muy antigua, es misteriosa, es cercana, es divina, es madre, es amiga, es hermana, es reina, es diosa, es regia, es humilde, es señora enjoyada con oro de Ofir, es sencilla siendo soberana, es morena, es gitana, es serrana, es aroma de nardos, es sudor de promesas, es cordel multicolor, es duro sendero entre polvareda, es valiente hombro de bravo costalero en su subida, es juventud, es madurez, es la plegaria en el ocaso de los días, es una nueva vida, es templete romero, es ráfaga de plata, es argénteo trono, es altar cuajado en flor, es la calle mayor, es una salve, es copla que nunca niega su favor, es caja guerrera, es bandera que ondea, es hermana de una cima en lontananza donde Ella se mira en Ella, es devoción sin medida, es auténtica, es pura, es secular, es tierna caricia, es frescor de la sierra, es agua de limpio manantial, es sanadora de heridas, es una perla, la más bella perla y es, sobre todo, egabrense.

Es María, es Santísima y se advoca de la Sierra.

Los días de la más bella perla…

 

Cabeza Dominica

Dicen que 400 años y nunca procesionó, no lleva un madroño en la mano, lleva la campanita en su mano derecha, el pastor de Colomera oyó un repique de campanas en la lejanía y se encontró con el bendito simulacro, el Chocolatín Bendito, como gusta decir a sus devotos, la Aceituna Bendita y, Ella, en su representación egabrense aparece con esa campanita que recuerda la llamada al pastor.

Sobre un templete elegante que recuerda al templete romero de la patrona de Andújar pero con personalidad propia procesionaba la tarde del 15 de agosto por primera vez en su historia la Virgen de la Cabeza desde la parroquia de Santo Domingo de Cabra. Tremolar de banderas, varas adornadas, bandas sobre el pecho, los vivas y las palmas a la Morenita hizo que nos trasladáramos al Cerro del Cabezo en una tarde agosteña en pleno corazón de la Subbética.

Campanas de Junio

Una mañana de domingo, con campanas de junio llamando a hincar la rodilla en tierra ante su Sagrada Majestad. Campanas de junio llamando vestidos blancos, a marineros y almirantes para custodiar el paso del Rey Celestial. Campanas de junio repicando a júbilo cuando por la puerta de la Asunción asoma la hermosa custodia sacramental. Aromas de incienso ante cada altar. Alabado sea Jesús Sacramentado, sea por siempre bendito y alabado una y otra vez como un rosario desgranado. Campanas de junio para que las espigas se vuelvan morenas y las vides derramen su sangre bendita en forma de racimo. Campanas de junio para que vengan cielos azules. Campanas de junio por San Juan de Dios. Campanas de junio subiendo la calle Mayor. El Corpus, en Cabra, al son de campanas de junio.