CCC Aniversario. La ida

Tres veces centenaria, su cofradía.

Tres veces centenaria, María.

Tres veces centenaria sin canónica presea pero coronada de estrellas brillantes con la luna a sus pies sobre una peana de nubes, la mujer más pura que madres pudieron parir y criar porque eres la caña del trigo, hermosa doncella, bella y pura flor, fuente que mana copioso caudal, luz clara del cielo, blanca azucena, zarza sin consumirse levanta tu vuelo y échate a volar, estrellita clara del cielo, Dios te salve luna, Dios te salve Sol, que los portones de la capillita se te abren para ver al Divino Redentor que camino a Santo Domingo, por la capilla de Dios Padre, como una paloma hermosa te vieron volar con un ramo de rosas del Santo Rosal y durante casi treinta días en la parroquia dominica te posarás.

 

Anuncios

XXV años encontrándose con Lucena

Fue en 1992 cuando en la Parroquia de Santo Domingo daba esta hermandad, ya indispensable y con un peso considerable en la Semana Santa lucentina, sus primeros pasos. Una hermandad que apostó fuerte cuando se trasladó a la capilla del convento de las RR.MM Filipenses evitando así, quién sabe, que esta coqueta capilla fuera presa de la piqueta que tanto daño hizo a Lucena entre los setenta y los ochenta.

En 1996 llegaba el gran regalo y el gran anhelo para su Hermandad y no menos aún para Lucena entera, se bendecía la imagen por la que tanto suspira su Hermandad, el Señor de la Bondad y con la que este que escribe se siente tan unido, no hace falta que vuelva a explicar los motivos y, desde su llegada, un vínculo especial nos une a ambos. En 1997 llegaba la dulce imagen de la Virgen del Divino Consuelo acompañada con San Juan y tampoco tardó en prender en los corazones de sus hermanos y del pueblo. Hoy en día la Semana Santa lucentina no se entendería sin un Domingo de Ramos con la Hermandad de Nazarenos del Sagrado Encuentro bendiciendo sus calles y en tan corta trayectoria de tiempo se ha ganado un puesto indispensable en la nómina de la Semana Santa de la ciudad, siendo una hermandad viva, joven y madura a la vez, creciente, haciendo las cosas de una manera seria, mejorando día a día, año a año y enamorando a cada vez más gente pero eso lo tiene muy fácil esta Hermandad porque sólo hay que mirar a los ojos de Jesús de la Bondad y el dulce llanto de la Virgen del Divino Consuelo para querer quedarse siempre en el brillo de sus miradas.

25 años después, la Hermandad, vuelve a sus orígenes aunque sólo sea durante una semana y aquí una pequeña galería en blanco y negro del solemne traslado de la IV estación del vía crucis desde su sede canónica hasta la parroquia dominica.

IV domingo de cuaresma en Lucena.

Cuando llega este IV domingo es cuando en Lucena ya se siente, se huele, se palpa, se nota la inminente llegada de la Semana por excelencia del año.

Santiago, las Filipenses, San Mateo, Santo Domingo, El Valle… son los puntos cardinales de este penúltimo domingo de cuaresma en Eliossana.

Aquí una pequeña galería de 16 instantáneas de lo que nos deparó la jornada, una de las más esperadas, de la cuaresma en Lucena.