Estampas Rocieras

Son muchas, muchas las estampas rocieras sobre todo para el que quiere encontrar el Rocío, el de verdad, no el que algunos quieren ver o entender sin saber lo que es el Rocío.

El Rocío es el son de un tamboril, una hilera de carretas, carreteros ajados por los años, el sol, la dureza del camino. El Rocío son esos aprendices de boyeros, el Rocío es una carreta de plata, un cajón centenario, una marea de romeros tras su simpecao, el Rocío son las más antiguas y las más nuevas, el Rocio son más de 120 hermandades y una Hermandad Matriz, el Rocío es una jornada de sábado presentando ante Ella, el Rocío es una misa de mañana en El Real, el Rocío es un rosario en los primeros minutos de un Lunes, el Rocío es Ella y sólo Ella. El Rocío tiene muchas estampas, estampas que valen la pena. El Rocío es la máxima expresión de la Fe de Andalucía.

 

 

Anuncios

La Virgen de Pentecostés.

¡Viva la Blanca Paloma! se oye una y otra vez, una y otra vez esa mágica madrugada de Lunes que atrás dejó un Domingo en el que reunidos los apóstoles junto a la Madre del que llamaban Cristo recibieron la venida del Espíritu Santo y el mismo Maestro les encomendó llevar su palabra a todos los pueblos conocidos, todos ellos empezaron a hablar en distintas lenguas para que esta misión se pudiera cumplir.

¡Viva la Blanca Paloma! se oye una y otra vez, una y otra vez esa mágica madrugada de Lunes que atrás dejó un Domingo, de Pentecostés, ¡Viva la Blanca Paloma! una y otra vez, una y otra vez con la misma intensidad que las 117 salves ¡Viva la Blanca Paloma! una y otra vez, una y otra vez porque Ella, Rocío, que desparrama su nombre en la amanecida de un Lunes como el maná que cae del Cielo es la Virgen del Espíritu Santo, la Virgen de Pentecostés ¡Viva la Blanca Paloma! una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez y no cesa el grito de júbilo ¡Viva la Virgen de Pentecostés! la que es portadora del mensaje de salvación de un Dios único y trino.