Penúltimo domingo de abril.

Tú traes los cantos.

Tú traes los himnos.

Tú traes las flores.

Tú traes lo vítores.

Tú traes los besos.

Tú traes los ruegos.

Tú traes primavera.

Tú traes las tardes sin fin.

Tú traes el sol.

Tú traes la visita diaria.

Tú traes las salves.

Todo lo traes Tú, prendido en tus tirabuzones, el penúltimo domingo de abril.

Anuncios

Saudade.

Porque cuando llega el Sábado por la mañana todo es Soledad en el corazón y saudade en el alma. Saudade por lo que se fue y ya no volverá más que con un nuevo amanecer de Domingo de Palmas.

Saudade, anhelo, todo queda atrás pero vuelve a empezar.

En Cabra, el Sábado Santo tiene aires de antiguo “Sábado Gloria”. En Ella todo es quebranto pero anuncia la Vida.

Así es la Soledad y, por la tarde, la primera terna de 6 toros 6 servirán para anunciar la Gloriosa Resurrección.

Saudade…

Semblanza Nazarena.

Este torpe servidor que intenta plasmar la verdad y la esencia de lo importante para la fe de un pueblo se ve incapaz de explicar lo que significa el Viernes, el de la primera letra mayúscula en el cual comienza la verdadera Vía Sacra lucentina -como dijera mi buen amigo el “Comandante” Joaquín Ferrer- y como no soy capaz de poner palabras torpes a lo que viene a significar la mañana de ese día con mayúsculas donde Lucena se reencuentra consigo misma pues prefiero que hablen las imágenes y callen las palabras.

Semblanza Nazarena…

Miscelánea de Pasión (II). Lucena.

Fue una Semana Santa intensa; diferente ,ya dije, pero intensa. En mis 22 años cumplidos viviendo en Lucena todavía había días de su Semana Santa que se me escapaban, entre ellos: Domingo de Ramos y Martes Santo. Este año, por circunstancias, pude vivirlos. Para mí, como ya dije, fue extraño variar mis costumbres pero por otra parte la situación me hacía especial ilusión y, he de decir, que no me defraudó.

Tres cofradías el Domingo de Ramos y un momento, para mí, el más especial que fue cuando el Señor de la Bondad y yo nos encontramos en la calle, nos debíamos un Domingo de Ramos; Él y yo somos iguales de viejos habitando la ciudad y para mí es especial.

El Martes Santo fue una jornada hermosa e intensa con las tres cofradías que pisan los adoquines de la ciudad ¡Cuán maravillosa imaginería nos viene desde la Parroquia del Carmen¡ Lucena, por Dios ¿sabes lo que viene desde allí? tres maravillosas obras. Humillado en su Mayor Dolor por la cuesta del Castillo y siguiendo tal martirio la dolorosa de Blas Molner, la de la Orden Tercera, Dolores Servitas. Amor y Paz y entre medio Crucifixión donde una barrena perfora la cruz.

Jueves de madrugada con ronco tambor, toque de oración y blancos enlutados ¡Qué sencillez tan perfecta¡ y Cristo repartiendo sus últimas gotas de Salud con infinita Misericordia.

Sábado, señorío en Santiago, enlutada Soledad… preludios de Gloria ya de Madrugada.

Domingo ¿todo acaba? No, todo empieza y cobra sentido. Triunfante Resurrección en los claros ojos de la Reina de los Ángeles.

Atrás quedó el Viernes, el Viernes con mayúsculas, cuando Lucena es más Lucena pero permítanme que el Viernes de Lucena tenga un capítulo a parte…

Miscelánea de Pasión según Lucena…

Bondad, Señor.

A tus pies, luz y oscuridad. Recuerdos de antaño, Tú y yo, los mismos años viendo la ciudad. Nuestro diálogo nunca se interrumpió en todo este tiempo.

Gracias a la Hermandad de Nazarenos del Sagrado Encuentro por estos momentos tan especiales, de bien nacido es ser agradecido.

Quien se muestre interesado en este tipo de sesiones puede ponerse en contacto con nosotros en la siguiente dirección de correo electrónico: jrjimenez1983@live.com o a través de mensaje privado en Facebook en el perfil: Jesús Ruiz Gitanito

IV domingo de cuaresma en Lucena.

Cuando llega este IV domingo es cuando en Lucena ya se siente, se huele, se palpa, se nota la inminente llegada de la Semana por excelencia del año.

Santiago, las Filipenses, San Mateo, Santo Domingo, El Valle… son los puntos cardinales de este penúltimo domingo de cuaresma en Eliossana.

Aquí una pequeña galería de 16 instantáneas de lo que nos deparó la jornada, una de las más esperadas, de la cuaresma en Lucena.