El Ara Sagrada bajó del cielo y se nos mostró alba aún en la oscura madrugada, con Ella vino el día, entró el sol a besarla a través de la puerta porque no pudo permitir que el primer beso fuera terrenal y, así, se desgranaron los besos en su manos un segundo domingo de mayo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s